La poda de invierno de la vid es una de las acciones más importante a realizar en el viñedo, ya que necesita de diferentes podas para conseguir darle forma, mejorar la salud, vigor y regular su rendimiento, definiendo muchos aspectos de la futura campaña.
La planta de la vid no es como estamos acostumbrados a verla en el campo, realmente era un arbusto de largas ramificaciones que crece agarrándose a otros árboles o plantas, distribuyendo sus frutos de forma aleatoria y poco accesible. La poda, surge en la agricultura con el objetivo de controlar la forma y crecimiento de la vid, y como resultado poder acceder de un modo sencillo a sus frutos.