Campo & Bodega

La elaboración de nuestros vinos responde al patrón de una enología que llamamos “razonable”, y que incluye el uso de sulfuroso en dosis muy bajas, evitando además el añadido de cualquier producto que no figure entre los componentes originarios de la uva.

Los tratamientos físicos son mínimos, en consonancia, y se prescinde de cualquier práctica agresiva que merme las bondades del producto.

El objetivo es obtener vinos que respondan a los gustos actuales, partiendo de un estilo artesanal y trabajados en cantidades limitadas…

 

 

En tiempo de cosecha -y después de una minuciosa selección de racimos- se aprovecha el desnivel arquitectónico de la bodega para optimizar los movimientos de las uvas en el arranque del proceso de vinificación.

Los depósitos con capacidad para diferentes volúmenes, entre 1.000 y 10.000 litros, facilitan el seguimiento de los mostos que han de fermentar, separados en función no sólo de la variedad vinífera sino del comportamiento de las viñas en diferentes zonas de la propiedad, tomando como referencia tipos de suelos y orientación de las plantas.

En la parcela de El Nogal madura el Cabernet, mientras que en La Loma comparten espacio Syrah y Moscatel, y así también en La Cuesta o Los Cantos, reservados para los mejores Tempranillos…