Saltear al contenido principal

Nuestra bodega  está situada en Pioz (Guadalajara) en un enclave del páramo alcarreño localizado entre los valles de los ríos Henares y Tajuña, que le confieren un microclima particular y propicio para el cultivo de la vid.

Se trata de una finca  de 12 Ha., con una altitud de 876 m., de terrenos suavemente alomados, que desde tiempos inmemoriales estuvieron dedicados al viñedo.

Las instalaciones de la bodega se sitúan en dos plantas, aprovechando el desnivel topográfico, con el fin de optimizar los procesos de vinificación por gravedad, y rodeadas de viñedos propios en los que se cultivan las varietales Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Syrah y Moscatel de grano menudo.

Las uvas, en la elaboración de los vinos tintos, una vez despalilladas, se introducen en depósitos rodantes que alimentan los diversos tanques de fermentación. En este proceso, todos los remontados se realizan por gravedad, evitando en esta fase la utilización de bombas,  con el fin de preservar las cualidades de la uva. Se producen de esta manera mostos limpios y brillantes, preparados con mucho mimo, para una correcta fermentación secundaria  posterior.

Los depósitos de acero inoxidable de distintas capacidades, de entre 1.000 y 10.000 litros, nos permiten el control independiente de todos los parámetros de la fermentación, para cada uno. Igualmente disponemos de un laboratorio, que controla todo el proceso -desde la uva en el viñedo, pasando por las fases de fermentación y crianza.

La crianza se realiza en barricas -de roble francés y americano con diferentes tostados- contando con un parque de 200 barricas, utilizadas en un máximo de tres puestas por barrica, lo que produce unos vinos intensamente aromáticos, en nariz, y plenos de matices en boca, recordando en todo momento el carácter varietal.

Volver arriba